Canal RSS

Rubalcaba se contagia del ‘estilo Rajoy’ y evita detallar sus nuevos impuestos en el programa.

Publicado en

El candidato socialista a la presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba (Efe).

El candidato socialista a la presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba (Efe).

El Confidencial | Alberto Mendoza

Alfredo Pérez Rubalcaba arremete a diario contra Mariano Rajoy por no desvelar su plan de gobierno, pero el PSOE parece haberse contagiado de este estilo huidizo a la hora redactar su programa electoral. El documento no detalla en qué consistirán los anunciados tributos para la banca, las grandes fortunas o las Sicav; y tampoco aclara cómo se modificará el impuesto de sociedades, qué incluirá la fiscalidad verde o cuáles serán las características del canon sobre la energía hidroeléctrica y nuclear. El candidato socialista prometió un programa “ambicioso y realista”, pero finalmente ha evitado reflejar algunos de los datos más jugosos de su reforma fiscal.

El Comité Federal aprobó ayer por aclamación el conjunto de propuestas con las que Rubalcaba pretende recuperar la confianza de los votantes que apoyaron a José Luis Rodríguez Zapatero en 2008, pero que han huido de sus siglas en los últimos años. Las malas previsiones electorales han empujado a los socialistas a apostar por un programa más atrevido y nítidamente socialdemócrata, aunque sigue ocultando detalles de sus medidas estrella. Así, recoge el anunciado “impuesto sobre los beneficios de las instituciones financieras”, pero se limita a indicar que será similar al establecido en países como Alemania, Suecia, Reino Unido, Francia, Portugal o Austria. Sigue en el aire cómo se aplicará, si será únicamente sobre los depósitos o cuál será el porcentaje del gravamen.

Rubalcaba sortea la respuesta en sus comparecencias públicas, como también hace al ser cuestionado por el impuesto a las grandes fortunas que debe sustituir al recién recuperado de patrimonio. La única información que aporta el programa es que “permitirá alcanzar los objetivos de progresividad e incluirá una nueva fiscalidad de las Sicav”. No obstante, tampoco está claro en qué consistirán los cambios con respecto a estos  controvertidos insturmentos financieros.

En cuanto a la denominada “fiscalidad verde”, el PSOE propone una nueva forma de gravar “la generación de residuos, “introducir mayores criterios medioambientales en la fiscalidad” y “ordenar la heterogeneidad” de este tipo de impuestos. Los socialistas no concretan más, y tampoco precisan cómo se constituirá “el canon sobre las tecnologías maduras ya amortizadas, como la hidroeléctrica y la nuclear, para financiar las actuales energías renovables”.

Por otra parte, el impuesto de sociedades es objeto de una promesa algo más perfilada, ya que se modificará para “redistribuir los beneficios de las deducciones desde las empresas grandes a las pequeñas y medianas, de tal forma que ambas paguen tipos efectivos similares y más cercanos al tipo nominal”. En el aire queda la promesas de “mejorar la equidad del sistema fiscal mediante una mayor progresividad y un tratamiento más equilibrado en la relación entre las rentas del trabajo y del capital”.

Otras medidas económicas, como las orientadas a reducir el malestar por la brecha entre el salario de los trabajadores y los ingresos de los directivos, están condicionadas a pactos y acuerdos entre las partes. No obstante, Rubalcaba consigue lanzar el mensaje de que “es necesario abordar un gran pacto global de rentas”, así como apoyar la extensión a las plantillas de incentivos como bonus stock options. Y es que en un escenario de grave crisis como el actual, las indemnizaciones de algunos ex directivos de cajas y bancos, o la acumulación de cargos públicos de los políticos, duelen especialmente a los votantes. Para atajar esta indignación, el PSOE reclama sanciones para la “mala praxis bancaria”, así como el principio de que cada político solo pueda recibir un salario del erario público o de su partido.

Impulso a la dación en pago

En materia de préstamos hipotecarios, se esperaba que el programa aclarara la posición socialistas sobre la dación en pago, vagamente apuntada durante la pasada Conferencia Política. Finalmente, el texto señala que se incentivará esta solución por ser “más eficeinte que las ejecuciones para beneficiar al deudor hipotecario de buena fe”. “Para favorecer estos acuerdos se pedirá la implicación de todos los agentes intervinientes, especialmente notarios y registradores, y se promoverá un acuerdo general con las CC.AA para eximir el pago del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales en los casos en que la entidad financiera acepte la vivienda para saldar la deuda”, refleja el documento. Asimismo, se contempla “la obligatoriedad de que las entidades financieras ofrezcan productos hipotecarios en los que la garantía se limite al bien hipotecado”.

A la espera de que el PP haga pública su oferta electoral y se pueda comparar su grado de concreción, la dirección del PSOE ha aprobado la petición deJesús Caldera, responsable del menú socialista, para poder completar el texto hasta el 20 de noviembre, en caso de que Rubalcaba considere pertienente agregar nuevas promesas. No obstante, el aspirante a la Moncloa expresó ayer en Ferraz su satisfacción por este “programa para gobernar España los próximos cuatro años”, con el que intentará cumplir su objetivo de campaña: convencer al electorado de que PSOE y PP no son “lo mismo”.

Anuncios

Acerca de MarbellaTerroba

Existen motivos para ser legión. Miremos en las cloacas de…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: