Canal RSS

Indignados y bien organizados.

Publicado en

Asamblea celebrada esta semana ante el Centro de Internamiento de Extranjeros, en la plaza de Capuchinos, lugar en el que se han producido hasta tres incidentes con la Policía Nacional de Málaga. La Opinión

Asamblea celebrada esta semana ante el Centro de Internamiento de Extranjeros, en la plaza de Capuchinos, lugar en el que se han producido hasta tres incidentes con la Policía Nacional de Málaga. La Opinión

La Opinión de Málaga | José Torres

Los incidentes de esta última semana en las inmediaciones del CIE impulsan la acción social del 15-M en la capital.

María, de 22 años, acaba de terminar la carrera de Filología Hispánica. Es buena estudiante, pero el latín se le ha atravesado un poco. Ni su medio novio y ni sus padres saben que participa en el Movimiento 15-M de Málaga. Siempre ha sido la rara de una familia de funcionarios, militares y abogados.

Un jueves, sobre las diez y media de la noche, se pasó por la plaza de la Constitución y se encontró a su compañera de facultad Rosa. Estaba sentada con un círculo de amigos y compañeras del movimiento. Rosa le comentó que tenían una reunión del Taller de Filosofía y que cuando acabaran podían ir a tomarse una cerveza. La charla estaba casi a la mitad. Junto a Gramática Española, la Filosofía es la segunda vocación de María, «cosa rara» en la carrera.

Una semana después participó por primera vez en la Asamblea que cada domingo se celebra en la plaza de la Constitución y protagonizó su primer turno de palabra público. Muy tímida, defendió ante 200 personas que la tienda donde se iba a informar de las actividades debía llamarse «Punto de Información» y no «Info Point». Fue muy aplaudida, aunque en silencio, ya que las indignadas aplauden levantando los brazos y moviendo las manos para no interrumpir a la oradora.

Finalmente entró en la comisión de Acción, que se dedica a preparar actos de protesta. Se reunen los lunes y los miércoles a las seis. Se disfraza de banquero y entra en una sucursal de un banco con 15 compañeros más. En julio consiguió llevar a rastras a su novio a la manifestación del 15 de julio contra los recortes sociales. Consiguieron parar un desahucio y le tocó hablar con los policías que acompañaban al secretario judicial. El lunes pasado durmió en la plaza de Capuchinos hasta que le despertó la policía. Desde entonces, el movimiento intenta evitar que deporten al argelino Sid Hamed Bouziane, que está en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Málaga.

El movimiento en Málaga

María es una de las 500 personas que forman el núcleo duro del 15-M en la capital, cifra que maneja el movimiento. Este núcleo lo componen jóvenes que suelen tener una presencia física en las asambleas. «El número de personas que contribuyen de alguna manera puede estar entre las 2.000 y las 3.000 personas», asegura Javier Fernández, miembro que trabaja en Redes y Difusión, donde el 15-M de Málaga tiene presencia en los principales canales de internet. «Twitter y el correo electrónico son los más potentes», asegura. Todo está perfectamente organizado.

El movimiento suma una quincena de comisiones que no dejan cabo suelto. Comunicación y Prensa; Audiovisual: Coordinación General; Coordinación de Barrios y Pueblos; Movimiento Obrero; Educación Económica; Género; Inmigración; Sanidad; Investigación Social; Cooperativismo; Cultura; Acción; Hipotecas, y Universidad son las comisiones que Javier enumera de carrerilla. Según este miembro, cada grupo está formado por entre 10 y 15 personas de media, aunque hay algunos que se disparan y alcanzan las 150, como la comisión de Movimiento Obrero.

El perfil del movimiento en la capital es el de un joven de unos 35 años de media muy igualado en cuanto a sexo. «Es un movimiento muy heterogéneo. Hay parados, universitarios, doctorados, profesionales de todo tipo o personas sin ninguna formación, pero todos están muy comprometidos y preocupados con la situación del país», concluye Javier.

Todas las decisiones, por consenso absoluto

Los indignados siguen siendo puntuales. Las asambleas generales se celebran los miércoles y los domingos a las 20.00 horas en la céntrica plaza de la Constitución. En el caso de los barrios se suelen celebrar los sábados, aunque también depende de las necesidades de cada una. No duran más de cuatro horas. «Por respeto a los vecinos, no pasamos de las doce», aseguran. Las decisiones se toman por consenso total, absoluto.

«Sin un miembro de la asamblea no está de acuerdo con una decisión y se opone, tiene que tomar la palabra para dar razones y alternativas», subraya Javier Fernández. Aunque el indignado no esté de acuerdo con la decisión final, vota a favor por respeto de la mayoría.

Anuncios

Acerca de MarbellaTerroba

Existen motivos para ser legión. Miremos en las cloacas de…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: