Canal RSS

¿Qué se cuece en Marbella?

Publicado en

El Confidencial | Amparo de la Gama | Marbella

Felice Cultrera. (A. de la Gama)

Felice Cultrera. (A. de la Gama)

Los fogones de Marbella están que arden. Desde que el municipio posee la denominación de gran ciudad, su regidora, Ángeles Muñoz, no pierde ocasión para organizar eventos que sitúen a este entorno costasoleño en el punto de mira internacional. Esta vez le tocó el turno a la primera edición del Food & Sun Festival, una cita gastronómica encabezada por un reconocido racimo de chefs como Dani García, Pedro Subijana o Paco Torreblanca, que tomaron el mando como maestros culinarios para guiar a un centenar de comensales en los jardines del Hotel Don Pepe y fabricar bajo sus ordenes el menú de la cena.

La máxima edil y sus familiares no fueron menos a la hora de cocinar en los fogones. Tanto ella como su esposo, Lars Brobeng, y su cuñado, el polémico empresario Felice Cultrera, ataviados con gorro y mandil, tomaron el mando en la ‘Live cooking’, compuesta de gazpacho de cerezas con nieve de queso, merluza con salsa  verde y copa chiringuito de crema inglesa.

Mientras los suculentos platos iban y venían, el comentario más generalizado en la mesa de la oposición fue el despliegue de los familiares de la alcaldesa que coparon el evento. De veinte mesas, tres estaban ocupadas por hermanas, cuñadas y cuñados de la máxima edil. “Es increíble que ni siquiera han sido invitadas las parejas de los concejales y ella se ha traído hasta el mayordomo”, comentaba jocosamente una edil de la oposición, a la que sólo asignaron una mesa del recinto.

El peculiar cocinero del plato de pescados en la mesa de las “hermanas de la alcaldesa” no  era ni más ni menos que el cuñado de Ángeles Muñoz, Felice Cultrera, un acaudalado hombre de negocios, que desembarcó en la Marbella de los ochenta con una relación preferencial con los hombres del GIL. La fiscalía Anticorrupción le implicó de lleno en las instrucciones contra la familia Ramírez, estrechamente relacionada con judicatura marbellí, y  lo vinculó al clan mafioso de Santapaola.

Los fogones de Felice y Lars.

Desde que gobierna en Marbella su cuñada Ángeles Muñoz, Felice no se cansa de mostrar a unos y a otros  documentos del Ministerio del Interior italiano que demuestran, según él, que en 1995 fueron canceladas todas las informaciones policiales que le vinculaban a la Mafia. Felice se define a sí mismo como “inversor dedicado a transacciones inmobiliarias en Europa”. El ‘Live cooking’ fue la primera vez en muchos años que se le ha visto en un acto público acompañando de su esposa Ana Muñoz, a la que cocinó la merluza en salsa verde con kokotxas mas suculenta del aforo.

Y si Felice Cultrera obsequió a su esposa con una merluza, Lars Broberg no iba a ser menos con la alcaldesa del municipio, a la que regaló una copa de crema inglesa para chuparse los dedos. El marido de la alcaldesa, propietario de más de 100.000 metros cuadrados de terrenos afectados por el deslinde entre Marbella y Benahavís, y responsables de la conocida Inmobiliaria Wasa junto a su hermano Jim Broberg, cocinó la ‘Copa Chiringuito’ con rama de vainilla de Tahití incluida para toda la mesa. La puesta en escena fue espectacular y Lars también fue considerado uno de los mejores cocineros para los fogones del municipio.

Concejales que se quedan sin funciones.

Desde la última remodelación municipal realizada a finales de este verano, nadie sabe quién se esconde a la sombra de las grúas. Lo cierto es que existe un malestar generalizado en la corporación municipal a causa de los cambios. El sector crítico de los populares no ha visto con buenos ojos las decisiones de la alcaldesa por la merma de poder de algunos ediles como Ángel Mora, José Luis Hernández o Diego Eyzaguirre, que hasta el momento habían llevado con absoluta corrección sus concejalías pero han visto cómo sus delegaciones se han quedando vacías de contenido.

Desde este sector han criticado que los cargos de confianza, a pesar de estar infinitamente menos preparados que el resto, son los que tienen actualmente más poder en el equipo de gobierno frente a la presencia decorativa de algunos concejales. Es el caso concreto de la delegación de urbanismo. A la actual concejala de la delegación, Alba Echevarría, también le ha pasado factura la reestructuración: “Los encontronazos de los últimos tiempos con Ángeles Muñoz han motivado su salida”. La alcaldesa ha esperado a ultimar los trámites del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Marbella, pendiente del visto bueno de la Junta de Andalucía, para retirarla del cargo y encomendarle el discreto Distrito de Las Chapas, muy alejado de una delegación que, según la oposición, “la misma alcaldesa necesita controlar a través de gente de su confianza, dado los intereses urbanísticos de su familia “.

El edil Pablo Moro, al que la oposición ha asignado jocosamente el apodo de  “El niño bonito de la alcaldesa” y que hasta ahora era responsable de Obras y Servicios, asumirá esta complicada delegación, cuya gestión descansa casi al completo en cargos de confianza y técnicos.

Anuncios

Acerca de MarbellaTerroba

Existen motivos para ser legión. Miremos en las cloacas de…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: